El mejillón cebra ataca al hombre con hacha en la cabeza

¡La ambición del mejillón cebra no tiene límites!

Si este pobre hombre no tenia ya bastante con vivir con un hacha en la cabeza, la mala suerte se ha cebado con el y una tropa de mejillones cebra se ha instalado en su hacha, ¡y en su cabeza!.

De esta guisa ha quedado:

Hombre con hacha en la cabeza lleno de mejillones cebra

Sujeto invadido, si no tenía ya desgracia encima… sigue queriendo estar en el anonimato, aunque ya no sabemos cómo lo hará.

Tal y como acordamos, recordó lo bién que le tratamos la última vez que le vimos y que prometió llamarnos en caso que le ocurriera alguna otra desgracia.

Aún así no parece muy afectado:

– ” Ahi estaba yo, de botellón en el bosque, cuando me entraron ganas de ir al baño. Como estábamos lejos de la civilización decidi ir al río, aunque, no se si por la cogorza que llebaba o porque iba desnudo, me caí dentro. Al día siguiente, cuando despertaron los **** de mis amigos, se dieron cuenta que yo no estaba… pero ya era demasiado tarde”.

A continuación nos enseña los fotos y los increibles vídeos que grabaron sus amigos de cómo roncaba dentro del río, cubierto ya por los terribles mejillones cebra. Lo mas triste eran las risas que se oían de fondo.

– “Ya me lo decía mi abuela: No te acerques al río, hijo, que eres muy torpe. Y no la hice caso.”

A pesar que intentabamos evitar el tema (el hombre este parece que sólo nos llame para desahogarse con nosotros, ya podía llamar a un psiquiatra o ir a un bar), le preguntamos que tal lo llevaba, eso de los mejillones en la cabeza y en el hacha.

– “Lo mejor de todo es que a partir de ahora no me falta de comer. Con ajito picado estan buenísimos. Ahora mismo os sirvo un plato, vais a ver. Y no os preocupeis, mañana ya he recuperado todo, se reproducen como conejos. Estoy pensando en editar un libro de recetas de mejillones cebra.”

La verdad es que, a pesar que son pequeñajos, no estan del todo mal.

-” Tomad otra al pil-pil”

Joer, que bien cocina este hombre, ¡y es verdad que usa el mango del hacha como si fuera una tercera mano!

– “¿Y qué tal te llevas con los mejillones?” – le preguntamos con aire distraido mientras nos comemos las raciones que nos prepara sin parar.

– “Bueno, discutimos de vez en cuando, pero normalmente la convivencia es buena. Son un poco pesaditos con lo de echarles agua de vez en cuando. Dicen que van a ir a la capital a manifestarse porque les trato como animales que son, y que tenga cuidado, que como se enteren los de las protectoras de animales me voy a enterar”…

bueno, el tio sigue hablando de sus cosas, pero como es un rollo, no vamos a ponerlo.

Aprovechando un descuido, hemos conseguido una mini entrevista con un mejillon (mini porque es pequeñajo pequeñajo).

Uno de los mejillones cebra

Mejillon cebra jefe, entrevistado con mucho cuidado
¡¡Ay!! ¡¡jopelines! como muerden los condenaos.

– “No desprecies el poder de la fuerza, digo, de los seres menores que tú!! Perdón, el pirao este que hemos invadido no para de ver pelis frikis y todo se pega”

– “¿Porque decidisteis invadir a un humano? ¿No teneis bastante con rios, tuberías y todas esas cosas?” -jeje, vamos al grano…

– “Bueno, todo eso esta bien, pero ya empezaba a aburrirnos, siempre lo mismo… en nuestros planes para invadir el mundo, perdón, en nuestros planes para explorar nuevas zonas y ver si son mas divertidas empezaban a tomar forma, una de ellas es invadir a un humano. Como éste es el más tonto del pueblo, es un buen comienzo. Excepto las pelis de Paco Martínez Soria y de Pajares y Esteso, es muy divertido todo. Lo de las películas lo digo porque cada vez que pega una risotada, si alguno de nosotros está distraido o metiendo mano a una mejillona, sale disparado, ¡y no vea luego para regresar al tipo invadido!”

– “Vamos, que ustedes lo estan haciendo sólo por diversión”

– “Por supuesto, que nadie saque conclusiones extrañas de invasiones ni cosas de esas. La única queja que tenemos es que es un rácano y nunca nos lleva al cine ni a cenar.”

– “Gracias por esta entrevista”

– “De nada. Ehh, ¿podría traerme un poco de agua… o acercar un poco la cabeza? ”

Rápidamente nos alejamos de alli….aunque un estraño picor nos recorria el cuerpo…

Anuncios

Una respuesta a “El mejillón cebra ataca al hombre con hacha en la cabeza

  1. Esta historia me recuerda a las aventuras de Gargantua y Pantagruel de François Rabelais.
    está fantástica. me he reído a gusto.
    muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s