Le pone a su coche miradores, ¡que no computan!

Redacción.

Asombrados, vimos cómo aparecía, en un semáforo, ¡un coche con miradores!

Hábiles e intrepidos, con un billete de 20 euros en las manos, paramos al astuto conductor, el cual nos pidió 50 euros (dejándonos sin comer ese día) a cambio de darnos detalles sobre su vehículo.

(Los miradores, por si el lector no ha salido de casa en unos cuantos años, son unos inventos que han substituido a las típicas terrazas o balcones, porque a partir de la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997 los proyectos de edificación residencial de nueva planta comenzaron a abandonar el empleo de grandes terrazas, que se han quedado como vestigios de edificaciones propias de décadas anteriores. La razón es que las nuevas ordenanzas potencian la aparición de miradores acristalados. Un metro cuadrado de mirador no computa a efectos de edificabilidad.)

(ya, nosotros tampoco entendemos que significa, pero nuestra labor periodística es ponerlo)

Coche con miradores incorporados

Asombrados, lo primero que hicimos fué una foto al vehículo a motor con miradores.

– Señor, señor, por favor, cuentens cómo tuvo usted esta genial idea de poner miradores en su vehículo a motor.

– Bueno, pues estaba dando vueltas por el salón, intentando ver que hacía con el espacio desperdiciado del mirador, si poner un biombo chino o un sillón-sofá-cama, o un jarrón o un florero gigante, o una estatua de alguien…

– Si si, vale, que no estamos para tiranos aqui toda la mañana.

– Bueno, a lo que iba, pues que tanto dar vuelta, pensé.. joer, tanto espacio que me sobra aquí y lo que me falta en el coche… ¡y tuve la idea!

– ¿Cambiar de coche?

– ¡No! No se entera o que… le puse al coche el mirador del salón, así ganaba ese espacio que no sabía que hacer con él y lo aprovecho aquí en el coche. Al final he puesto un sofá-cama, mírelo… lo llevo ahi detrás.

 – Ya, ¿y en el salón que ha puesto?

– Por ahora he tapado el hueco con unos cartones. Mi mujer está que trina, porque dice no-se-que de unos visillos, pero yo estoy la mar de contento. Además, como sabe, no computan. Lo único que he de tener cuidado con algunos túneles y algunas calles estrechas, pero nada más. ¿Usted cree que unas cortinas rosas quedarían bien?

Tras darle con gran dolor los 50 euros, nos despedimos de él.  Satisfechos de podernos ganar el pan como cada día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s